Colocación de Prótesis de Rodilla

Es una cirugía para reemplazar una articulación de la rodilla por una articulación artificial. Esta articulación artificial se llama prótesis.

El cartílago y el hueso dañados se retiran de la articulación de la rodilla. Luego, se colocan piezas artificiales en la rodilla.

Estas piezas se pueden colocar en los siguientes lugares de la articulación de la rodilla:
  • El extremo inferior del hueso del muslo. Este hueso se llama fémur. La pieza de reemplazo generalmente es de metal.
  • El extremo superior del hueso de la espinilla, que es el hueso grande en la pierna. Este hueso se llama tibia. La pieza de reemplazo generalmente está hecha de metal y un fuerte de plástico.
  • El lado posterior de la rótula. Su rotula es conocida como patela. La pieza de reemplazo por lo general está hecha de un plástico fuerte.
Usted no sentirá ningún dolor durante la cirugía. Le aplicarán 1 de estos 2 tipos de anestesia:
  • Anestesia general. Esto quiere decir que estará dormido y no sentirá dolor.
  • Anestesia regional (epidural o raquídea). A usted le aplican una medicina dentro de la espalda para insensibilizarlo de la cintura para abajo. También recibirá una medicina para sedarlo. Igualmente puede recibir una medicina que lo hará olvidar el procedimiento, aunque usted no esté completamente dormido.
Por lo regular, las rodillas artificiales tienen tanto partes metálicas como plásticas. Actualmente, algunos cirujanos emplean algunos materiales diferentes, entre ellos metal sobre metal, cerámica sobre cerámica o cerámica sobre plástico.

La razón más común para realizar una artroplastia de rodilla es aliviar el dolor intenso de la artritis. El médico puede recomendar esta artroplastia si:
  • Usted está padeciendo un dolor a causa de artritis de la rodilla que no lo deja dormir o hacer sus actividades normales.
  • No puede caminar ni cuidarse.
  • Su dolor de rodilla no ha mejorado con otro tratamiento.
  • Usted entiende cómo será la cirugía y la recuperación.
  • La artroplastia de rodilla por lo general se realiza en personas de 60 años en adelante. La gente más joven a quien se le realiza este tipo de reemplazo puede ejercer tensión adicional sobre la nueva articulación de rodilla y hacer que esta se desgaste de manera prematura.

Haga click en la imagen para ampliar
Comparte este contenido!
Síguenos en las redes sociales