Adenotonsilectomia (ADT)

Las adenoides y las amígdalas son pequeñas protuberancias de tejido linfoide que contribuyen a evitar y combatir las infecciones en los oídos, la nariz y la garganta en los niños pequeños. Las adenoides se ubican en la unión de la garganta con la zona posterior de las fosas nasales. Las amígdalas por su parte se ubican en el fondo del istmo de las fauces (al fondo de la garganta), una de cada lado.
En caso de resfrío común o procesos infecciosos, las adenoides y las amígdalas se pueden infectar e inflamar provocando síntomas como obstrucción nasal o dolor de garganta. También pueden bloquear las vías respiratorias y dificultar la respiración, especialmente durante el sueño. En casos mas severos, pueden provocar períodos cortos de falta de respiración (apnea del sueño).
La operación para extirpar las amígdalas se llama amigdalectomía o tonsilectomía, y la operación para extirpar las adenoides se denomina adenoidectomía. La operación para extraer ambas se llama adenotonsilectomía, realizadas fundamentalmente en niños, y muy efectiva en el tratamiento de los mencionados síntomas.

Haga click en la imagen para ampliar
Comparte este contenido!
Síguenos en las redes sociales