Fimosectomia

La circuncisión masculina

La fimosectomía o circuncisión (extirpación del prepucio) en hombres y niños es una tradición en diversas culturas, pero este fenómeno es especialmente conocido por la tradición judía del Brit milah. En las culturas occidentales también se puede optar con frecuencia por la circuncisión. Varias son las razones sugeridas:

A. Razones médicas:
  • Fimosis: El estrechamiento del prepucio, que impide la retracción del mismo para dejar descubierto el glande. La fimosis puede ser congénita o se puede producir como resultado de repetidas infecciones en el prepucio. En algunas casos, el médico practica una plastia prepucial, con la que se ensancha el prepucio.
  • Parafimosis: El prepucio se retrae levemente y el glande no puede quedar descubierto. Normalmente, la parafimosis se produce por infecciones del prepucio. En estos casos, el médico puede practicar una plastia prepucial, con la que se ensancha el prepucio.
  • Balanitis: Infecciones a repetición del glande y del prepucio.
B. Razones estéticas o sexuales:
  • Estética: Algunos hombres, pero también algunas mujeres encuentran más atractivo un pene circuncidado. Para los hombres que optan por someterse a una circuncisión por esta razón, es frecuente que también cuenten con las razones sexuales e higiénicas.
  • Higiene: Un pene circuncidado produce muy poco o ningún esmegma (secreción tipo sebo generada por las glandulas prepuciales), y por lo tanto, su higiene es mucho más sencilla.
  • Experiencia sexual: Aunque las investigaciones afirman que un prepucio más corto no influye en la experiencia sexual, la mayoría de los hombres comenta que el glande pierde sensibilidad de manera considerable. Esto puede tener ventajas en la vida sexual, prolongando el acto y corrigiendo en ocasiones la eyaculación precoz.

La fimosectomía se realiza normalmente bajo anestesia general o local con sedación intravenosa. Durante la intervención se acorta el prepucio, lo que permite que el glande quede al descubierto, ya sea parcial o totalmente.
Una fimosectomía (extirpación del prepucio) dura aproximadamente una media hora.

Haga click en la imagen para ampliar
Comparte este contenido!
Síguenos en las redes sociales