El Botox y sus Aplicaciones

 La colocación de toxina botulínica es uno de los procedimientos estéticos más difundidos en el mundo. Se trata de un método asociado con el anti envejecimiento y rejuvenecimiento facial. Las personas que se lo realizan realmente obtienen beneficio resolutivo en arrugas superficiales y preventivo de arrugas profundas o surcos. Ofrece a la persona la mejoría en el aspecto del rostro, haciéndolo mas fresco, más juvenil, descansado, pero sin alteraciones en su fisonomía o en sus gestos habituales.

Botox es la marca comercial registrada de laboratorios Allergan. La toxina botulínica se usa más que nada en el tercio superior del rostro para disimular las “patas de gallo”, arrugas en la nariz, en el entrecejo y la frente. También para las comisuras caídas y las arrugas transversales del cuello, pero con menor efectividad.

La toxina botulínica es producida por una bacteria denominada Clostridium botulinum, responsable de una enfermedad conocida como botulismo. Se trata de una neurotoxina que actúa directamente en la unión de la neurona con el músculo, paralizando a este último.

Es muy importante destacar que es un producto de uso médico que SOLO DEBE SER APLICADO POR PROFESIONALES, Y NO POR COSMETÓLOGAS O ESTETICISTAS.

No es muy doloroso colocarse toxina botulínica, porque se usa una aguja tan fina como la que usan los diabéticos para ponerse la insulina. Se aplica muy poco volumen y el medicamento va diluido en solución fisiológica, por lo que no es viscoso.

Los efectos de la aplicación de toxina botulínica en general comienzan a aparecer después del 3er día de aplicado el producto, con un pico en su efecto a los 5 días, momento en el cual ya se pueden apreciar por completo los resultados. Es decir, los efectos no son instantáneos, sino más bien paulatinos, y la inmovilización del músculo es gradual.

El tiempo por el que se mantienen los beneficios de la toxina botulínica varían de persona en persona. Se debe a que como la toxina actúa en la unión de la neurona con el músculo, la parálisis dura el tiempo que la neurona se demora en generar nuevos terminales nerviosos hacia el músculo para volver a ponerlo en movimiento. Este fenómeno, comienza alrededor de tres meses después de aplicado el producto, por lo que ése es el tiempo mínimo por el que permanecen los efectos. El máximo, en tanto, puede llegar a ser hasta de diez a doce meses.

Haga click en la imagen para ampliar
Comparte este contenido!
Síguenos en las redes sociales