Verdades, Riesgos y Mitos del Botox

Verdades

  • El botox es una marca, una denominación comercial de laboratorios Allergan para un producto de uso médico, la toxina botulínica.
  • La toxina botulínica, como producto de uso estético, bien colocada y en cantidades adecuadas, no debería afectar la expresividad y fisonomía de las personas. Se busca tan solo atenuar el paso de los años.
  • La toxina botulínica tiene diferentes usos, estéticos, neurológicos, oftalmológicos, entre otros.
  • La toxina botulínica en rejuvenecimiento facial puede utilizarse de forma reiterada y en un mismo lugar, pero no debería utilizarse con una frecuencia menor a los tres meses, ya que de ser así la persona pudiera genera resistencia al producto, igual como si se vacunara con él. Entonces, se recomiendan en general aplicaciones cada cuatro a 12 meses.
  • La toxina botulínica presenta efectos de parálisis muscular reversibles (que no son permanentes), con tiempos de duración variables con cada paciente, entre los 4 y 12 meses.
  • La toxina botulínica no es un producto de relleno, por lo que su uso en estética se destina a corregir arrugas finas y no surcos profundos, los cuales ayuda a no seguirse pronunciando pero sin eliminarlos visiblemente.
Riesgos

Las complicaciones que implica su uso son mínimas. Hematomas o moretones pequeños que desaparecen espontáneamente a los 4 a 5 días; Parálisis o ptosis (caída) del párpado, pues el médico pudiera infiltrar involuntariamente el musculo orbicular de los párpados (responsable de la elevación del párpado) y lo paralizarlo.


Mitos

Es de común creencia que una vez pasa el efecto de la toxina botulínica, las arrugas finas que fueron eliminadas aparecen con mayor intensidad y visibilidad que antes de la aplicación. Eso es imposible, pues el efecto de la toxina es paralisis de la musculatura y cuando se pierde el efecto, la piel se arruga tal lo hacía antes, en ocasiones menos.

Otro mito comun es que la persona que ya ha recibido toxina botulínica desarrolla cierta resistencia a su efecto, y la realidad es que inicialmente la durabilidad es mayor, y va disminuyendo con las siguientes colocaciones para mantenerse en unos 4 a 6 meses.

No es cierto que la colocación de toxina botulínica pueda causar parálisis muscular generalizada y muerte.

La toxina botulínica no es biopolímero.

Haga click en la imagen para ampliar
Comparte este contenido!
Síguenos en las redes sociales