El sol... no solo quema!

Es bien conocido por todos que los rayos ultravioleta del sol producen quemaduras, que pueden llegar a ser muy serias; pero, Sabías que? esos mismos rayos ultravioleta van generando cambios en la estructura genética de la piel, que pueden llegar a inducir la aparición de lesiones malignas y pre-malignas. En otras palabras, el sol, y específicamente sus rayos ultravioleta, pueden generar cáncer de piel.

La exposición continua, prolongada y desprotegida al sol se acompaña de una serie de problemas de diversa gravedad: a) Quemaduras de piel; b) Aparición de manchas, pecas y lunares en la piel; c) Envejecimiento acelerado de la piel; y d) Aparición de lesiones malignas como carcinomas basocelulares y espinocelulares;

En el mercado existen variedades diferentes de protectores solares de diversas marcas, aunque recomiendo elegir las formulas medicadas con protección ultravioleta mínima de 50 FP, y preferiblemente libres de metil parabenos (sustancia que genera hipersensibilidad). Debemos recordar, sobre todo en el caso de nuestros niños, que la exposición continua al sudor, piscinas y playa, descubre nuevamente la piel de protector solar, a pesar de haber sido colocado en el transcurso de las 2 a 3 horas anteriores e independientemente de su efecto "A prueba de agua".

Haga click en la imagen para ampliar
Comparte este contenido!
Síguenos en las redes sociales