Guardar el cepillo dental: ¿Es realmente una buena idea?

Sin duda el cepillo dental representa uno de los utensilios de aseo personal más importante en la vida cotidiana; sin embargo, muchas personas piensan que guardándolo ayudarán a evitar su contaminación, sin embargo, estudios revelaron todo lo contrario.

Referida afirmación está sustentad por la Asociación Dental Americana, quienes aseguran que guardar el cepillo de dientes en el armario o con fundas protectoras, favorecen la proliferación de bacterias.

Otro de los datos a destacar ofrecidos por mencionada institución, señala que tampoco debemos almacenarlos en vasos con agua, junto con otros cepillos, ya que pueden rosarse y los gérmenes se extenderán con mayor facilidad.

La razón por la cual se contaminan los cepillos dentales son varias, no obstante la principal causa es la humedad, por lo que guárdalo en un aérea cerrada y con poca ventilación hará que el secado del mismo sea más lento y se originen bacterias que perjudicarán tu higiene bucal e incluso tu salud en general.

Por estas razones, Servicios Mediplan te da una serie de recomendaciones para evitar este tipo de situaciones:
  1. Colócalo en posición vertical: Ayudará a que el cepillo dental drene el agua hacia abajo.
  2. Déjalo a la intemperie: Permitirá que se seque mucho más rápido lo que impedirá la propagación de bacterias.
  3. Mantelo lejos del inodora y lavamanos: Esto evitará que salpicaduras de agua contaminada o con jabón lo toquen.
  4. Enjuagalo adecuadamente: antes y después de lavar tus dientes, colócalo al menos por 10 segundos bajo el grifo del agua para que no queden restos de pasta dental o comida.
  5. Renuévalo periódicamente: Por más que cuides correctamente el cepillo de dientes, el tiempo y el uso hará que se desgaste y no cumpla correctamente su función. Así que al menos cada 3 meses debes cambiarlo por uno nuevo.

Haga click en la imagen para ampliar
Comparte este contenido!
Síguenos en las redes sociales