Sedaciones en Odontología

Sedaciones para procedimientos odontológicos

La práctica odontológica se enfrenta más que ocasionalmente con inmensidad de temores y fobias por parte de los pacientes que asisten a la consulta y requieren de diversos procedimientos y tratamientos bucales. Experiencias previas desagradables, la inevitable y mal llevada intrusión de los medios publicitarios, entre otros tantos, se hacen responsables de generar estos (muchas veces infundados) terrores. Son estos temores y fobias los que han llevado al odontólogo a solicitar los servicios de apoyo de especialistas médicos anestesiólogos. Sin embargo, existen algunas especialidades odontológicas, entre ellas, la Cirugía Buco-Maxilo-Facial y la Odontopediatría, así como la misma Odontología General en su oferta de servicio a pacientes especiales, las que realmente utilizan y requieren en forma regular la Sedación y Anestesia General para la realización de sus tratamientos.


SEDACIÓN
La utilización de la sedación para procedimientos odontológicos no es nada nuevo ni complicado. Importante mencionar sin embargo, que debe ser siempre administrada por un profesional especialista anestesiólogo, quien velará en todo momento por la existencia de la totalidad del equipamiento y drogas requeridas para garantizar la mayor seguridad al paciente, así como poder resolver las eventuales complicaciones que pudiesen presentarse.

¿Quienes requieren o se benefician de la Sedación para tratamientos odontológicos?

a. Los niños en general, quienes manejan un elevadísimo grado de ansiedad ante estos procedimientos;
b. Los pacientes con retraso mental o enfermedades neuro-psiquiátricas;
c. Los pacientes a quienes se les realizarán tratamientos múltiples, y en quienes se pronostican tiempos prolongados de procedimiento;
d. Los pacientes para procedimientos dolorosos, y en quienes no se pueda garantizar una adecuada anestesia local;
e. En general, cualquier paciente que así lo desee y solicite;


¿Puede administrarse sedación a pacientes con enfermedades concomitantes?

Por supuesto que sí, sin embargo debe hacerse la acotación que los mencionados pacientes deberán ser evaluados clínicamente por el médico anestesiólogo en su consulta previa, quien determinará la factibilidad de realizarse el procedimiento bajo sedación y realizará las indicaciones pertinentes al caso.
Son candidatos a sedación en el consultorio odontológico los siguientes pacientes, de acuerdo con la Clasificación Internacional de Riesgo de la Asociación Americana de Anestesiólogos (ASA):
a. Pacientes ASA I - Pacientes sanos, sin patologías de base;
b. Pacientes ASA II - Pacientes con una o más patologías de base, pero que se encuentran debidamente controlados, medicados y sin daños concomitantes e irreversibles en órganos;
"En mi opinión, son sólo estos los pacientes a quienes puede administrarse sedación en el consultorio odontológico con total criterio de seguridad"
Sin embargo, tambien se encuentra permitida la sedación a:
c. Pacientes ASA III - Pacientes con patología(s) crónica(s), y con daños a órganos y sistemas funcionales, pero que se encuentran estables al momento de la realización del procedimiento;
d. Está totalmente contraindicada la sedación fuera del área quirúrgica en pacientes ASA III (en condición de inestabilidad), y ASA IV;


¿Que tipos o técnicas de sedación pueden ser utilizadas?

Existen diversas técnicas de sedación a ser utilizadas, y la decisión en cuanto a las mismas dependerá de múltiples factores, tales como el tipo de paciente (adulto o niño), el riesgo anestésico (ASA) del paciente, el procedimiento odontológico (duración, invasividad, etc), entre otros;

1. La evaluación pre-anestésica o consulta previa es parte fundamental del proceso integral de sedación. "Es indispensable, a mi entender, la realización de la consulta pre-anestésica, como parte integral del proceso de evaluación integral y sedación al paciente" En la consulta anestésica previa, aparte de realizarse una historia clínica completa al paciente, se realiza una explicación detallada de todo el acto anestésico y procedimiento, se hacen indicaciones médicas, se aclaran las dudas e inquietudes, y nos hacemos cómplices - socios en este delicado proceso de apoyo mutuo en contra del dolor y la ansiedad. Por otra parte, la indicación de drogas ansiolíticas por vía oral (días antes del procedimiento) puede disminuír satisfactoriamente la ansiedad previa al mismo;

2. Sedación Oral. Se trata de la utilización exclusiva de drogas ansiolíticas por vía oral y previas al acto odontológico, algunas veces sin necesidad siquiera de presencia activa del anestesiólogo durante el tratamiento. La decisión, sin embargo del tipo de droga y su dosificación le corresponde directamente al anestesiólogo, pues no son del todo inocuas estas medicaciones;

3. Sedación Intravenosa. Se trata de la utilización simple o en forma combinada de drogas ansiolíticas (sedantes) y analgésicos potentes por vía intra-venosa durante el acto odontológico, lo que logra el cumplimiento de diversos objetivos, a saber: Ansiolisis (erradicación de la angustia) - Disminución progresiva del nivel de conciencia - Amnesia anterógrada o de hechos recientes (el paciente no recuerda lo ocurrido) - Analgesia potente.

Esta modalidad de sedación requiere SIEMPRE la presencia del médico anestesiólogo durante el acto odontológico, así como contar con todo el equipamiento, monitorización mínima, drogas, medicamentos e insumos necesarios para el adecuado manejo de las complicaciones que pudiesen presentarse.

Existen diversos niveles de sedación intravenosa:
a. Sedación consciente - Entendida como la mínima sedación requerida para garantizar fundamentalmente la ansiolisis o erradicación de la angustia asociada al procedimiento, con mínima depresión de la conciencia;
b. Sedación moderada - Una depresión mayor del estado de conciencia, acompañada por momentos de sueño profundo, pero siempre con respuesta inmediata a los estímulos externos;
c. Sedación profunda - Total depresión de la conciencia, inclusive con pérdida momentánea de los reflejos protectores de la vía aérea. La respuesta a los estímulos externos es mínima;

Importante entender que cualquiera de los niveles de sedación debe idealmente estar acompañado de potenciación de la analgesia y amnesia anterógrada. De igual manera, debemos tener claridad en que la anestesia para estos actos odontológicos es local infiltrativa y aplicada por el odontólogo, mientras que el acto anestésico se acompaña solo de diversos grados de sedación.

4. Sedación Inhalatoria. Muy poco frecuente la utilización de sedación y anestesia por vía inhalatoria en el consultorio odontológico en Venezuela, pues la técnica requiere de equipamiento especializado y adaptación del consultorio odontológico a los requerimientos de la técnica: Centralización de bombonas de Oxígeno y Oxido Nitroso, tuberías de distribución, equipos dispensadores de gases medicinales, entre otros. Por esta razon no hablaremos de este tópico.


¿Que complicaciones pueden presentarse durante una sedación?

La sedación en los consultorios odontológicos, y siempre que se cumpla con los parámetros mínimos de seguridad es sumamente segura. Fundamental es la escogencia adecuada del paciente, la realización de su consulta pre-anestésica y el entendimiento claro que la técnica utilizará la anestesia local como base fundamental del control del dolor en el procedimiento odontológico, y que la sedación se limita a garantizar un adecuado complemento, liberando al paciente de angustia y garantizando confort. De esta manera, y en la medida que manejemos exclusivamente sedaciones conscientes y moderadas, acompañadas de una adecuada monitorización del paciente, podemos garantizar total seguridad.

Sin embargo, ni los anestesiólogos más precavidos pueden garantizar la ausencia absoluta de complicaciones, todas ellas de fácil control y resolución en la inmensa mayoría de los casos:

a. Reacciones alérgicas o similares;
b. Nauseas y/o vómitos;
c. Respuesta paradójica de excitación ante los ansiolíticos;
d. Vértigo;
e. Depresión respiratoria y cardiovascular;

En conclusión, podemos exponer que la sedación para procedimientos odontológicos es un procedimiento muy seguro que requiere de personal experto en el manejo de la vía aérea, así como de una planificación minuciosa y adecuada de sus requerimientos técnicos. Es aplicable a una inmensa gama de pacientes y para una inmensa gama de procedimientos odontológicos.


Dr. Luis A. Fuenmayor D.
Médico Anestesiólogo
Servicios Mediplan Margarita

Sedación Odontológica
Haga click en la imagen para ampliar
Comparte este contenido!
Síguenos en las redes sociales